Posiciones al Dormir.

 

La postura adecuada a la hora de acostarse es imprescindible para evitar
dolores de espalda y un descanso inadecuado. Generalmente, solemos dormir adoptando una de estas posturas.

 

Boca arriba:
No es la postura ideal, pero si la persona no logra conciliar el sueno de otra manera, se le aconseja que use una almohada que llene el espacio entre el colchón y la nuca, a fin de mantener la curvatura cervical y toráxica en posición neutra. Se deberá usar un cilindro de descanso debajo de las rodillas, de forma que en ellas se produzca una semi-flexión, evitando de esta manera el aumento excesivo de la curvatura lumbar las cuales ocasionan micro traumatismos y por ende dolores lumbares. Esta posición debe ser combinada con una superficie que proporcione firmeza y suavidad en la cual nuestra espalda descanse de manera óptima apoyandola a su vez con el uso de Kovertop debido a que por su característica de dedos masajeadores proporciona satisfacción y relajación.

 

Boca abajo:
Es la postura más común y la más equivocada, pues ocasiona micro traumatismos en la columna cervical y la lumbar, Para quien no consiga cambiar esta posición, se recomienda mejorar esa mala postura utilizando una almohada que debe ser baja para el cuello y otra debajo del vientre a fin de evitar el aumento de la curvatura fisiológica lumbar provocando así la hiper-lordosis. Esta posición debe ser combinada con una buena base de descanso como lo es un colchón que sea anatómicamente correcto para así evitar espasmos en cualquier otra zona del cuerpo. Para ayudar a la circulación sanguínea se sugiere agregar al descanso un Kovertop que por su estructura particular con dedos anatómicos estimula la circulación y facilita la circulación de oxigeno en aquellas zonas donde existe mayor compresión por la posición y evitaría la formación de líneas de expresión.

 

De lado:
Corresponde sin duda alguna a la mejor posición para dormir, pero no se puede confundir con la posición fetal, pues podrá causar micro-traumas y con el tiempo lesiones graves a nuestra columna. Esta posición debe combinarse con una almohada que cubra el espacio que existe entre el cuello y el hombro de manera tal de que el cuello descanse y adopte una posición neutra en donde se relaje completamente. Igualmente entre nuestras piernas se debe colocar un pequeño cojin de descanso en forma de huesito de manera de alinear la columna lumbar evitando la extensión excesiva y prolongada de la zona lo que traería como consecuencias dolores muy fuertes.

 

Esta posición debe indiscutiblemente combinarse con un colchón que combine firmeza y suavidad en donde se logre amoldar todo nuestro cuerpo y relajarse.

2012 © Industrial Regal C.A. Todos los derechos reservados. RIF:J-00070521-6. Prohibida la reproducción total o parcial de cualquier material de este sitio sin autorización expresa de los editores.